Montessori y Reggio Emilia

En Ivy Prep, combinamos los métodos Montessori y Reggio Emilia.

¿Qué es la educación Montessori?

 

La educación Montessori es un modelo educativo desarrollado por la educadora y médica italiana Maria Montessori. Montessori desarrolló muchas de sus ideas mientras trabajaba con niños con discapacidad intelectual. 

Este modelo educativo está basado en la actividad dirigida por el estudiante, el aprendizaje "manos a la obra" y el juego colaborativo. En los salones de clases Montessori los niños hacen elecciones creativas en su aprendizaje, mientras que el salón de clases y el maestro proporcionan actividades de acuerdo a la edad del estudiante para guiar este proceso. Los niños trabajan en grupos e individualmente para descubrir y explorar el mundo y para desarrollar su máximo potencial. 

Los salones de clase Montessori son ambientes bellamente creados para satisfacer las necesidades de los niños de un grupo de edad específico. La Dra. María Montessori descubrió que el aprendizaje basado en experiencias en este tipo de salón de clases llevaba a un mayor entendimiento del lenguaje, las matemáticas, las ciencias, la música, las interacciones sociales y mucho más. La mayoría de los salones de clases Montessori son laicos aunque un programa religioso puede ser integrado exitosamente al método educativo Montessori. Todos los materiales en el salón de clases Montessori apoyan el desarrollo del niño, creando una armonía entre sus intereses naturales y las actividades disponibles. Los niños pueden aprender a través de sus propias experiencias y a su propio ritmo. Pueden responder en cualquier momento a la curiosidad que existe por naturaleza en todos los humanos y contruir bases sólidas para un aprendizaje de por vida. 

¿Qué es el enfoque Reggio Emilia ?

El enfoque Reggio es una filosofía educativa que está orientada a la educación preescolar y primaria. Fue desarrollado después de la Segunda Guerra Mundial por el psicólogo Loris Malaguzzi y sus padres en el poblado Reggio Emilia en Italia. 

El enfoque Reggio Emilia es un enfoque innovador e inspirador para la infancia temprana que evalúa al niño como fuerte, capaz y resiliente; rico en curiosidad y conocimiento. Cada niño trae consigo una curiosidad potencial profunda y esta curiosidad innata conduce su interés por conocer su mundo y su lugar en él. 

Este proyecto educativo global está basado en numerosas características distintivas: la participación de las familias, el trabajo colegial de todo el personal, la importancia de un ambiente educativo, la presencia de un espacio y la figura de un docente, una cocina dentro de la escuela y un equipo pedagógico coordinado. Enfocándose en la centralidad de los cientos de lenguajes que pertenecen a cada ser humano, en los espacios se les ofrece a los niños oportunidades diarias de encontrarse con muchos tipos de materiales, muchos tipos de lenguajes expresivos, muchos puntos de vista; trabajando activamente con las manos, las mentes y las emociones, en un contexto que valora la expresividad y creatividad de cada niño en el grupo.